El Papa Francisco crea 13 nuevos Cardenales para la Iglesia católica

El Papa Francisco creó, este sábado 5 de octubre, 13 nuevos Cardenales para la Iglesia católica en un consistorio celebrado en la Basílica de San Pedro del Vaticano.

 

 

El Cardenal Juan de la Caridad García Rodríguez, Arzobispo de San Cristóbal de La Habana (71 años, Cuba); el Cardenal Fridolin Ambongo Besungu, O.F.M. Cap, Arzobispo de Kinshasa (59 años, República Democrática Del Congo); el Cardenal Jean-Claude Höllerich, Sj, Arzobispo de Luxemburgo (61 años); el Cardenal Alvaro L. Ramazzini Imeri, Obispo de Huehuetenamgo (72 años, Guatemala).

El Cardenal Matteo Zuppi, Arzobispo de Bolonia (63 años, Italia); el Cardenal Cristóbal López Romero, Sdb, Arzobispo de Rabat (67 años, Marruecos); el Cardenal Michael Czerny, Sj, Subsecretario de la Sección Migrantes del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, (73 años, República Checa-Canadá).

El Cardenal Michael Louis Fitzgerald, Arzobispo Emérito De Nepte (82 años, Túnez); el Cardenal Sigitas Tamkevicius, Sj, Arzobispo Emérito De Kaunas (80 años, Lituania) y el Cardenal Eugenio dal Corso, Psdp, Obispo Emérito de Benguela (80 años, Angola).

De los nuevos Cardenales, 10 son electores y podrán participar en el futuro cónclave del que saldrá elegido el sucesor del Papa Francisco. Los otros 3 Cardenales, al tener más de 80 años, no son electores.

“La capacidad de ser leal en el propio ministerio depende también de esta conciencia viva. También para vosotros, hermanos Cardenales. La disponibilidad de un Purpurado a dar su propia sangre –que está simbolizada por el color rojo de la vestidura–, es segura cuando se basa en esta conciencia de haber recibido compasión y en la capacidad de tener compasión”.

De lo contrario, “no se puede ser leal. Muchos comportamientos desleales de hombres de Iglesia dependen de la falta de este sentido de la compasión recibida, y de la costumbre de mirar a otra parte, la costumbre de la indiferencia”.

El Papa finalizó su homilía: “Pidamos hoy, por intercesión del apóstol Pedro, la gracia de un corazón compasivo, para que seamos testigos de Aquel que nos miró con misericordia, nos eligió, nos consagró y nos envió a llevar a todos su Evangelio de salvación”.

 

 

fuente: aciprensa

 

 

 

deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.