TARMA

La congregación de los Misioneros Combonianos está presente en Tarma en la Parroquia Santo Domingo de Guzmán de Palca, lugar donde hacen apostolado.

Exactamente a los 20 años de presencia comboniana en el Perú, en 1958, se produjo un hecho inesperado y de gran trascendencia: la Santa Sede creó la Prelatura de Tarma y decidió entregar a los combonianos (los "padres alemanes", como se les llamaba en Huánuco) la tarea evangelizadora de esas comunidades cristianas.

Un 25 de julio de 1958, fecha inolvidable para el pueblo católico tarmeño, hizo su entrada triunfal Mons. Antonio Kühner, acompañado de otros hermanos combonianos (P. Lorenzo Unfried, P. Rolando Stengel, Hno. Kuno Stösser entre otros).

Al asumir el instituto comboniano la responsabilidad misionera de la nueva prelatura, varios padres tuvieron que dejar progresivamente las parroquias de Panao y Llata; pero, años más tarde, se volvió a incrementar la presencia en la diócesis de Huánuco con la parroquia de Baños (Lauricocha).